Remedios caseros. Cebolla para la tos

Yo nunca había utilizado ningún remedio casero. Cuando leo el típico post o artículo recomendando ponerse una mascarilla de aguacate, miel y azúcar en la cara me da entre grima y risa. Grima por el potingue que se tiene que quedar, y risa al pensar lo bien que se lo pasa el autor del artículo imaginándose a la peña haciendo un pringue para embadurnarse la cara en su casa.

Pero hay un remedio casero que me han repetido mis amigos sin cesar: poner un plato de cebolla cortada al lado de la cama ayuda a no toser por la noche.

Me lo habían dicho un millón de veces, y yo he pasado. Era sólo pensar en el olor de la cebolla, y en lo que me iban a picar los ojos, y me daba repelus. Total, que esta noche, a las 3 de la mañana, desesperada por la tos de mi hijo, me he puesto a cortar cebolla. Cualquiera que me hubiera visto hubiera pensado que estaba preparando un sofrito. Casi me sirvo una copa de vino cantando “me pillas en la cocina… con las manos en la masa”. He dejado el platito al lado de la cama de mi niño y me he ido con los ojos llorosos a la cama.

Resultado: no puedo decir que no ha vuelto a toser en toda la noche, pero si que ha tosido muy poco y, lo más importante, hemos podido dormir. Veredicto: parece que funciona. Efecto colateral: un pestazo a cebolla en la habitación.

Donde dije digo digo Diego. Voy a preparme la mascarilla de aguacate y miel y os cuento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s