Consejos para madres

He tenido  tres niños en cuatro años. Eso hace de mí una madre más o menos experimentada. Entonces, aquí estoy, voy a escribir un montón de buenos consejos para las demás madres.

Pues no, me niego. Porque si algo me ha puesto nerviosa en estos cuatro años, ha sido recibir multitud de consejos por parte de todos y, al final, darme cuenta de que cada caso es un mundo y en realidad todo es mucho más fácil. Eso sí, me ha llevado tres embarazos, tres partos, sus disgustos, angustias y no sabría decir cuantos pañales.

En el mismo momento en el que anuncié mi primer embarazo, comenzaron a llover los consejos. Al principio, los agradecía, de hecho los buscaba en libros, foros, amigos y profesionales. Pero cuando nació Mateo, me di cuenta de que en esto de los consejos había muchas corrientes: “Que no pasen más de tres horas sin que coma” se oponía a “Cuando el niño quiera”; “Como mucho 20 minutos en cada pecho” a “Lo que haga falta”;”Dejale llorar, ya parará” le hacía la competencia a “Necesita el contacto contigo” y así estuve recibiendo un sinfín de recomendaciones sobre cómo era mejor cogerle (o no), como hacerle dormir, comer, echar el aire, limpiar el ombligo, educar, hablar, enseñar idiomas…

Sobre cada uno de los temas anteriores podría escribir largo y tendido. Pero no lo voy a hacer porque ya lo han hecho muchos antes que yo. Aquí, sólo destacar mi asombro ante la seguridad con la que personas sin hijos nos aleccionan sobre la educación de los nuestros en casa, aunque lo que más perpleja me deja es la firmeza con la que ciertos hombres dan recomendaciones sobre temas como la lactancia (sobre ésta última es posible que haga un post individual, se lo merece).

Así que, para que no digáis que el título de mi post es un engaño, aquí van mis dos únicos consejos: Relájate y Disfruta.

Relájate porque lo vas a hacer bien, porque todo es más natural de lo que te crees. Porque cada niño y cada madre necesita su tiempo. Porque si estás tranquila, lo ves todo con más claridad. La otra noche, yo estaba sola en casa con los niños. Los dos mayores jugaban en el salón y la pequeña ya dormía. Todo era orden y concierto. En un momento, todo se fue al traste. Los mayores empezaron a discutir y la pequeña a llorar. Yo estaba agotada. Y me di cuenta de que tenía la piel muy seca. Pues me fui al baño a ponerme crema por todo el cuerpo con calma mientras en el resto de la casa se oían gritos por todas partes. Y cuando salí al cabo de 3 minutos, el bebé ya se había vuelto a dormir y los mayores estaban más tranquilos y fue sencillo mandarlos a la cama. En otro momento, hubiera gritado a los mayores. lo que les hubiera puesto más nerviosos, y cogido en brazos a la pequeña, despertándola del todo. Pero la experiencia es un grado con los niños, y la calma la mejor arma.

Y disfruta. Disfruta porque crecen tan rápido que si te despistas, te lo vas a perder. Porque todos los días hay algo que celebrar: una sonrisa, un sonido, una palabra, una mirada (un consejo extra: haz fotos, que cada momento es único y pasa volando). Párate y disfruta el momento.

Con la vida que llevamos, tener niños es una odisea. No te lo compliques más.

Anuncios

2 comentarios en “Consejos para madres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s