Operación pibón. Día 1

Hoy empiezo. Debería haber empezado el día 2 de enero, pero lo he ido dejando. Da igual; hoy comienza una nueva era en la que por fín voy a perder esos 6 ó 7 kilos que me sobran. Me pongo un objetivo ambicioso, algo así como quedar como la Pataky, porque la meta final hay que ponerla muy alto. Luego ya habrá tiempo de bajar el listón; si me quedo a un cuarto del camino entre mi estado actual y ella, me doy con un canto en los dientes.

Va a ser una acción multidisciplinar: alimentación, deporte y cuidados varios. En el último apartado incluyo cremas, maquillaje, ropa o cualquier cosa para mejorar el aspecto.  Porque es un plan integral. En un mes vuelvo al trabajo y quiero llegar en plan estelar. Las cosas andan chunga por mi oficina (ya os contaré) así que, por lo menos, que se me vea estupenda. El segundo hito lo tengo a finales de marzo: la boda de una compañera de universidad. No sé con quien me encontraré allí, pero mi orgullo me exije estar estupenda.

He empezado regular. Para desayunar, he terminado el brownie de chocolate que quedaba. Es que la noche ha sido mala y tenía ansiedad. Pero la buena noticia es que ya no queda más y no pienso comprar. Además, lo que se toma en el desayuno se quema a lo largo del día. Bueno, que empiezo ahora, justo después del desayuno. Luego iré al herbolario. Voy a comprar quinoa, levadura de cerveza, germen de trigo y lo que me recomienden. No sé si os habeis fijado, ahora las famosas toman todas cereales con nombres raros y capsulitas de herbolario. Pues yo no voy a ser menos. No voy a escatimar.

Con la alimentación, lo tengo claro. Sólo con quitarme la bollería y las guarradas que como, ya me quito un par de kilos. Y si como fruta entre horas, y por la noche algo ligero, ya lo tengo hecho. Porque, en el fondo, con todo lo que como, lo sorprendente que sólo me sobren 6 kilos. A ver si en el fondo voy a tener buen metabolismo. Eso sí, la cerveza diaria no me la voy a quitar.

Me tengo que comprar una crema para la celulitis. Me gustan la que tienen efecto frío, porque es como si notaras enseguida que algo está pasando, que todo se tensa. Venden una en Mercadona, con esa me irá bien.

Voy a hacer deporte: salir a correr, abdominales y ejercicios para el culo , dícese finamente de gluteos. Necesito un plan, aún no lo he diseñado. Me sobran caderas, culo y tripa. Lo típico vamos. Menos tetas, me sobra de todo. El colmo sería quearme como estoy y adelagazar la pechonalidad. Eso no puede pasar.

Y dentro de este nuevo plan de choque, necesito ropa nueva. Estamos en rebajas, así que es buen momento. Pero claro, tengo que visualizar como me quedará todo cuando adelgace. Lo mejor va a ser, por ahora, comprar zapatos.

Bueno, ya está listo el plan de la operación pibón. Seguiré informando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s