Lo natural y lo artificial

Más de uno me mirará mal. Otros dirán que qué barbaridad. Pero lo voy a escribir. Es lo que tiene la libertad de expresión. Puedo hacerlo. Y lo tengo claro. No tengo miedo. Ahí va: no pasa nada si a tu bebé no le das el pecho y le das biberón. “Noooo” dirán algunos. “No digas eso”. Pues si, lo digo porque lo pienso.

De verdad. No pasa nada. Tú no eres mala madre y tu bebé no va a salir traumatizado. Ni tendrá ningún tipo de tara para toda la vida. No caerá irremediablemente enfermo ni dejará de tener sistema inmunitario. No dejará de quererte ni te lo echará en cara. No te partirá un rayo, ni irás al infierno de las malasmadres.

De verdad, lo he comprobado. Tengo tres niños.

Me empeñé en dar el pecho a los dos primeros. Por ellos, por darles defensas. Por mí, para recuperarme mejor. Lo decía todo el mundo, estaba escrito en todas partes, había que hacerlo. Su nombre lo dice: lactancia “materna”, lactancia “natural”. Mucho más bonito que la lactancia “artificial”. Resultado: los pequeñines pasaban hambre y yo dolor. Ellos lloraban y yo también. No funcionaba pero insistí. Lo intenté y lo volví a intentar. Omitiré los detalles. Sólo decir que lo recuerdo como una tortura.

Con mi tercer bebé, lo vi claro en el momento en el que me quedé embarazada: lactancia artificial desde el primer día. Asumí el riesgo: a la mínima señal de cualquier problema de salud de la peque, alguien le echaría la culpa al bibe. Pero tuve suerte: ni cólicos, ni estreñimiento, ni un catarro, ni nada. Mi niña ha sido desde el primer día una gordita sana y feliz. Y yo su amorosa mamá.

Por supuesto, he aguantado miradas y comentarios. “Oh, qué pena”. “¿Pero no lo vas ni a intentar?” “Con lo bueno que es, para ella y para ti”. Ya. Pero a mí no me funciona. Me hubiera encantado, pero no he podido. Y no me voy a sentir mal por ello. Con esto no digo que la leche en polvo sea mejor que la materna. Seguramente no. Pero sí os digo que me he sentido feliz y realizada dando un bibe con amor y viendo como mi niña comía tranquila, y que esa sensación no la tuve dando el pecho. Así que sí. Con leche artificial hice algo natural: disfrutar dando de comer a mi bebé.

Anuncios

4 comentarios en “Lo natural y lo artificial

  1. Pues que quieres que te diga, que pienso igual que tú. Nadie pone en duda que la LM es mejor que la LA pero también es importante que la madre esté “sana mentalmente”. Es decir, si estamos sufriendo, llorando, etc., no disfrutamos nada. Yo a Álvaro le dejé de dar pecho al mes y con Carlota, fuimos el otro día a una clase de lactancia. Quiero luchar por que salga bien pero si sale mal no he de sentirme mala madre por no darle LM. Basta ya con la intolerancia en ambos sentidos!

    Me gusta

  2. El tema de la lactancia es algo muy personal, estamos de acuerdo en que la lactancia materna es mejor pero eso no quiere decir que siempre sea mejor. Tenemos que disfrutar haciéndolo, tanto el niño como la madre y hay veces en que eso no es posible. Y hay miles de razones! No somos peores madres por dar biberón, al contrario, pienso que tener clara esta elección por el motivo que sea, es pensar en lo mejor para nuestro hijo, porque nuestro bienestar también le afecta.

    Me gusta

  3. Totalmente de acuerdo… Y eso que he dado el pecho a mis dos hijos, aunque fue lactancia mixta desde los dos meses. Pero es una barbaridad el sentimiento de culpabilidad que se tiende a producir en nosotras por pediatras y por el sector fanático de la lactancia materna. Creo que con mi primer hijo me podría haber ahorrado (a mí, a mi marido y posiblemente al bebé también) mucho sufrimiento durante los primeros dos meses. Con el segundo la cosa fue mucho mejor, y por eso supongo que si tengo un tercero volveré a intentarlo. Pero con CERO AGOBIO. SI va bien, genial. Y si no, a la mínima, biberón!
    No sé si habrás visto la noticia, pero hace poco se consiguió evitar por “el sector fanático de la teta” la presentación de un libro de un pediatra que pone en tela de juicio ciertos aspectos de la lactancia materna llevada hasta sus últimas consecuencias: http://pequelia.es/104856/victimas-de-la-lactancia-materna-ni-dogmatismos-ni-trincheras/
    En fin… tema interesante y controvertido.

    Me gusta

  4. Pienso exactamente igual que ti y he tenido que oir varias criticas por ello. Tengo dos hijos, la experiencia de la lactancia materna fue muy traumatica, también me ahorro los detalles, pero me hicieron pensar que era la peor madre del mundo a pesar de hacer lo indecible e imposible, con el segundo, lo intente y funciono, chapo! pero sin agobios, ni externos ni internos…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s